Belén 2015-16

Belén 2014-15

Belén 2012-13

Belen 2011-12

lunes, 22 de junio de 2009

Telar de pesas






Telar de Pesas
Consiste en dos barras de madera verticales ancladas en el suelo. La parte superior se apoya en la pared, para darle la inclinación necesaria para un buen funcionamiento.

Un grueso madero une las dos barras verticales en la parte superior, apoyado en dos horquillas. Este travesaño esta destinado a sujetar las urdimbres, pero además como vemos en numerosas representaciones griegas, sirve de eje para enrollar el tejido una vez confeccionado.
Los hilos de urdimbre atados en el travesaño superior son divididos en dos grupos, mediante una barra de separación, los pares, que pasan por detrás de la barra y los impares, por delante. Al estar el telar inclinado las urdimbres pares e impares se separan, formando la primera calada para el ligamento tafetán (I), por donde cruza la trama.
Los hilos pares por un lado y los impares por otro, son atados en grupos a unas pesas, manteniendo tensa la urdimbre.
El telar dispone de otra barra transversal o varilla de lizos, donde los lazos sujetan las urdimbres pares. Esta varilla se soporta sobre dos maderos cortos terminados en forma de horquilla.
Si la varilla de lizos permanece apoyada en los pies verticales, no se modifica la posición ya explicada, ahora bien, cuando la varilla de lizos se desplaza a las horquillas,los hilos pares que estaban al fondo pasan a un primer plano, obteniéndose la segunda calada (II) por donde pasa la trama.

En Europa se usó durante el neolítico, y se sigue usando en Noruega. Algunos autores opinan que es más antiguo y posiblemente procede del Próximo Oriente.
Evidencias del uso de este telar son las pesas encontradas en Anatolía en el 6000 a.C., en Palestina en el 3000 a.C. y en los primeros asentamientos de Troya, alrededor del 2500 a.c.
Representaciones artísticas las encontramos en una urna pintada de Oedenburg, Hungría (S. IX a.c.) Representaciones griegas donde Circe ofrece la porción mágica a Ulises (S. IV-V a.C), de la misma forma lo vemos en el telar donde Penélope tejía por el día y destejía durante la noche, para engañar a sus pretendientes.